Yeczabel Molina estudió cocina en la Academia de Artes Culinarias de Caracas, AACC y fue la chef pastelera de Santo Bokado, ahora dedica sus días al maquillaje de alimentos y al food styling, además de ser la encargada del Food Truck Tranvia Sanduchería Portuguesa, pero sin dejar de cocinar a fuego lento un proyecto de postres “sencillo pero con mucho cariño, sólo por delivery por ahora”; señala.

Aunque se mantiene vinculada a la culinaria Yeczabel afirna que extraña el diseño de platos y la creatividad que hay que poner en juego , pero en estos años mantiene al día “un cuaderno dónde he escrito muchas ideas de platos que quisiera probar en algún momento”.

Maquillaje honesto

“Mi trabajo consiste en hacer que la comida se vea tan deliciosamente rica que quieras comértela viendo las fotos, me gusta que lo que maquillo se vea muy real y muy parecido a lo que el cliente o comensal recibe”, responde sin dudar a la pregunta de que hace un maquillador de alimentos.

“Es una habilidad que desarrollé estando en el restaurante y que fui mejorando en los meses de la pandemia, siempre aprendes trucos y el hecho de ser cocinera hace que conozcas mejor los productos, entonces puedes manipularlos mejor para las fotos”.

Trucos para empezar

Yeczabel comparte tres trucos que deben tenerse en cuenta al momento de maquillar alimentos: “En primer lugar tener buenos ingredientes, con eso se tiene el 70% del trabajo logrado”.

Maquillaje de alimentos

“El segundo es saber cuál es el objetivo de la foto” continúa, “si solo es mostrar el producto o si es un close up, o una foto súper food porn, porque eso nos dice si exageramos los elementos o el brillo que le damos a los ingredientes”.

Fianalmente, según ella, “el tercero es tener referencias de lo que queremos lograr, una guía para no gastar tantos elementos o ingredientes y aprovechar al máximo el tiempo”

Dos retos que superó

A la pregunta de cuál ha sido el alimento que más le ha costado maquillar, Yeczabel responde: “Tengo dos, el sándwiche de porchetta de Los Costilla y la pizza margarita de Domino’s, platos deliciosos pero que representan un reto para trabajar con elementos 100% comestibles”

Maquillaje de alimentos

“En el caso de La Porchetla es porque se derrumba, son cubos y armarlos se convierte en un juego de tetris, la última vez que lo maquillé me tomó casi 45 minutos solo armar la parte frontal del plato”, explica.

Yeczabel termina la conversación con la frase que ha convertido en eslogan de vida desde los tiempos en la AACC: “Cuando el pan se pone duro algunos lo botan y otros hacen torta de pan. Entonces, hagamos la mejor torta de pan”.

Coordenadas:
Instagram: @yeczabelmb