Claudia Díaz Ramella  es diseñadora de profesión, graduada en el IDC, le encanta cocinar, la fotografía y trabajar en resina, y la responsable de que los caraqueños puedan tener en sus mesas un producto clàsico y sabroso: Le Paté.

Claudia explica que se trata de “un paté realizado con hígados de pollo, artesanal, completamente natural, hecho en casa, no contiene preservativos, ni colorantes”. Y agrega: “es un aperitivo muy práctico. Solo debes sacarlo de la nevera y servirlo para ser untado en pan, galletas, casabe. Puedes llevarlo a donde quieras, sin necesidad de preparaciones y puedes acompañarlo con pan tostado, casabe, galletas o  grissini”.

La iniciativa de hacer paté para vender surgió en un evento familiar, donde lo llevó y fue un èxito inmediato, asì surgió la idea hacerlo para la venta. En los meses de cuarentena la idea se convirtió en un hecho, creció, junto con la promoción en las redes, infraestructura, etc.

Se trata de una receta familiar y también una tradición, “en casa todos los domingos nos reuníamos para comer con toda la familia y siempre se servía un aperitivo, entre ellos el paté”.

Le Paté es elegante, cremoso, tiene una textura muy suave. El sabor a hígado no predomina. Es aromático, muy agradable y tiene un after taste muy rico.

“Es un emprendimiento propio, en el cual lo hago todo, lo cocino yo misma, diseñé la imagen y logo, las fotografías, genero el contenido y la promoción en las redes, en los eventos y bazares voy personalmente; recibo apoyo de un motorizado que hace los delivery” puntualiza Claudia.