El tumá es la más tradicional de las preparaciones del pueblo pemón, esta sopa se constituye en el plato fuerte por excelencia que se comparte en familia y con los amigos

“Llevan las ollas del tumá a orillas del río y mientras van sacando los peces, los cocinan. Traen cacerías y pescan sin ruido. Todo va al tumá. Se hace tumá de varios tipos y su elaboración es un secreto pemón” señala la cocinera e investigadora Lucia Quero en El fuego pemón (Caracas, 2022).

La sopa ancestral

Los territorios de la Gran Sabana, el Parque Nacional Canaima y la Sierra de Imataca son el habitat ancestral de este pueblo originario, quienes lo conforman pertenecen a la filiación lingüística caribe y están integrados por tres grupos distintos: Taurepán, Arekuna y Kamarakoto.

Tumá

La actividad productiva por excelencia el pueblo pemón es el cultivo del conuco, del él obtienen la yuca amarga y la batata, ambos tubérculos fundamentales para su dieta por ser los ingredientes necesarios para la elaboración del casabe ekei y una bebida fermentada llamada kachirí.

La sazón de los alimentos, al no contar con sal, se logra con el uso del kumachí, un picante preparado cocinando por largos periodos del tiempo el yare, sustancia venenosa que se extrae de la yuca amarga antes de elaborar el casabe.

A esta actividad agraria se suma la caza y la pesca, es así como el venado o la payara aportan las proteinas que se pueden encontrar en su despensa tradicional.

Sin importar los ingredientes

Serán las proteínas disponibles las que formen la columna vertebral del tumá, “se prepara con lo que se tenga disponible: puede ser tumá de cacería, de pescado. De cangrejo, y hasta de ají picante”, afirma Lucia, quien fue galardonada en 2021 con una Mención Tenedor de Oro de la Academia Venezolana de Gastronomía.

Tumá

Esta sopa ancestral es elaborada con ingredientes autóctonos de la Gran Sabana, como el aurosa, un tipo de espinaca de buen sabor, muchos ajies, el infaltable kumachi, hormigas limoneras, bachacos,  y la proteina que el cazador haya conseguido traer a casa ese día.

“No importa los ingredientes que se elijan, este plato siempre se prepara en la tradicional öinö –olla del tumá- hecha con una arcilla especial que sólo se encuentra en ciertos lugares, y cuya elaboración sólo saben las abuelas”, finaliza Lucia.

Coordenadas:
Lucia Quero @saborigenes

Fotos:  @elfgogoncreativo

Texto publicado en Bienmesabe