Hablar de Hacienda Santa Teresa es también hablar de la sobrina de los condes de Tovar: Panchita Ribas y Palacios, los propietarios de la hacienda que iniciaron la destilación de rones en los Valles de Aragua.

Panchita, despues de sobrevivir los horrores de la guerra de independencia, y ya recuperada la propiedad, contrae matrimonio con un aleman llamado Gustav Julius Vollmer en 1830. Al poco tiempo, los cañaverales habían sido sembrados y los trapiches molían sus cañas, en tanto que llegaba de Europa uno de los más avanzados alambiques de la época. Allí comenzó la estirpe ronera más antigua del país.

En pleno siglo 21, otra mujer: Nancy Duarte, que es la primera maestra ronera de Santa Teresa 1796 -el único ron de solera de Venezuela-, gracias a su pasión por el ron y dedicación al oficio ha recibido numerosos elogios, incluso ser nombrada una de las «50 mujeres más influyentes en el mundo de las bebidas espirituosas» por Drinks International.

Además la revista HOLA! la celebró por ser una de las 6 mujeres más reconocidas en la industria de licores por destacar en una industria, históricamente, dominada por hombres. Nancy continúa ampliando los límites de lo que es posible con el ron, y su legado como maestra ronera pionera está asegurado.

Esta maestra ronera ha sido fundamental en la creación de algunos de los rones más innovadores y galardonados de Santa Teresa, incluidos Bodega Privada y el icónico 1796.

Nancy Duarte es técnico superior en alimentos, con especialización en vinos y fermentados. Desde 1990 ha desempeñado múltiples cargos del proceso productivo en Ron Santa Teresa, siendo su más reciente responsabilidad, la supervisión de todo el proceso de calidad, desarrollo y formulación de líquidos, así como también de la innovación del proceso productivo y de nuevos productos para el portafolio.

Además, en Santa Teresa hacen el único ron que transforma la vida de cientos de venezolanas, mediante la práctica de rugby, con el Proyecto Alcatraz en 14 cárceles femeninas del país.