La cachapa de masa dulce de jojoto, preferiblemente amarillo, chisporrotea en el budare ancestral formando un círculo de sabor que honra el origen de los hombres de maíz

La Cachapa puede variar según se prepare en la región del país. Tradicionalmente se hace de maíz amarillo que se pasa por un molino o puede ser maíz blanco que esté tierno o jojoto.

Para prepararla se desgrana el maíz que luego se muele o licua, elaborando la masa usando el mismo líquido o leche que se obtiene de la molienda, pero si el maíz está un poco seco puedo usarse leche, finalmente agregan azúcar o papelón, mantequilla al gusto y algo de sal.

Ramón David León en Geografía Gastronómica Venezolana (Caracas, 1954) señala que -al igual que la arepa- la elaboración de la cachapa es trajín exclusivamente femenino, resaltando que “embadurnada de mantequilla o acompañada de queso fresco” es “una de las satisfacciones gastronómicas más excelsas”.

El Diccionario histórico de la lengua española señala que la palabra Cachapa es una “voz de origen incierto, acaso del chaima”, y traen a colación las investigaciones de Piñerúa Monasterio, en su libro Venezuela desde sus orígenes (2008) y Navarro y Hernández, en Pueblos indígenas de Venezuela (2009), que afirman “los chaimas tenían predilección por el maíz tierno, cuya tortilla era llamada tetekua o kachapa”.

Cachapa

La Cachapa se documenta por primera vez, en la acepción ‘tortilla o panecillo de maíz tierno, molido y amasado en leche o agua, generalmente de sabor dulce’, en 1861, en El agricultor venezolano, de J. A. Díaz.

Este mismo autor comparte la primera receta impresa de la cachapa venezolana: “con el maíz tierno se hace otro pan llamado cachapa. Como en este estado no se puede desgranar, se cortan las hileras de los granos de la mazorca con un cuchillo: esa masa tierna molida se envuelve con las hojas de la misma mazorca sin más preparación, y se le da cocimiento sin sal: también se pone sobre el budare entre hojas de plátano”.

La utilización de la hoja de plátano remite a las llamadas cachapas burreras que se preparan en el estado Monagas, y agregaría un tercer tipo a los dos recogidos en el Diccionario de americanismos, que habla de la cachapa de budare y la cachapa de hoja, refiriéndose la segunda a la que se envuelve en la hoja de la mazorca y se sancocha.

Fotos: @elfogoncreativo en @bueycapangrill Maturín, estado Monagas

Texto publicado originalmente  en Bienmesabe