Así llamaba mi abuelo a estas arepas que quedan riquísimas y son super fáciles de hacer, parte de una mezcla de ajonjolí tostado y sal marina que se procesa en el mortero.

Ingredientes:
3 cdas de ajonjolí tostado

1 cda de sal marina

Harina de maíz precocido

Agua
Aceite para freír

Preparación:
1. Muele en el mortero los dos ingredientes hasta obtener un polvo grueso.
2. Prepara la masa de las arepas como siempre, pero agrega el polvo de ajonjolí, forma las arepitas y a freír en bastante aceite usando la técnica de fritura profunda.
Este polvo lo puedes tener listo y guardado en un frasco bien tapado, nosotros lo hemos usado hasta para sazonar huevos revueltos.